50 años del Instituto de Ciencia Regional

El Instituto de Ciencia Regionales existe desde 1966. Mirar hacia atrás más de 50 años se combina con una evaluación de la posición y una mirada hacia los desafíos futuros.

Frauen, die Körbe auf ihren Köpfen tragen am Strand von BeninJoachim Vogt


Antecedentes y fundación del Instituto

Tras la segunda Guerra Mundial y la implementación de distintas obras y medidas para la recon-strucción, la idea de una planificación espacial directora, sobre todo a nivel regional, no gozaba de buen crédito. A esta connotación negativa del concepto de planificación en Europa occidental y sobre todo en Alemania contribuyó la consolidación de una economía socialista planificadora en la esfera soviética. Es así que los trabajos fundacionales de la disciplina Ciencia Regional, elaborados principal-mente por de August Lösch y sus desarrollos teóricos, no fueron continuados en Europa de forma siste-mática o en un contexto universitario. Por el contrario, en los Estados Unidos, y bajo el impulso de Walter Isard, se creó una nueva disciplina llamada “regional science” que gozaba de una alta reputación.

A principios de los años sesenta algunos representantes de la disciplina en Alemania volvieron a retomar estas ideas. Por un lado, inspirados luego de estadías de investigación en los Estados Uni-dos. Por otro lado, a partir de la necesidad de desarrollar fundamentos científicos y un concepto de formación en Ciencia Regional en vistas del surgimiento a nivel administrativo de la planificación regional y el ordenamiento territorial. En este período se pueden nombrar como representantes significativos a Rolf Funk, Titular de la Cátedra Ciencias Económicas de la Universidad de Karlsruhe y a Adolf Bayer, Titular de la Cátedra Desarrollo Urbano y Diseño en Karlsruhe, quien a pedido del „Planungsgemeinschaft Zentrales Oberrheingebiet“ elaboró un primer plan territorial para su juris-dicción.

Eine Schar Kinder posiert für die Kamera in einer Siedlung in Benin.Joachim Vogt

En esos años Karlsruhe se convirtió en un polo académico y científico de disciplinas vinculadas a la planificación espacial. Aproxamadamente a artir de 1964, un grupo de diez profesores comenzó a reunirse regularmente para discutir, reflexionar y desarrollar un concepto de enseñanza y especiali-zación en Ciencia Regional. Muy pronto llegaron a la conlusión de que ese concepto debía ser transversal y que para implementarlo debían traspasarse las fronteras de las facultades. Los prime-ros borradores de la currícula y de un instituto correspondiente – designado en ese entonces como „instituto central“ – comenzaron a discutirse en febrero de 1964. El Senado Académico tomó conocimiento de estos desarrollos con aprobación. El gobierno estatal solicitó así mismo la imple-mentación de un programa de formación correspondiente, en especial a través de las Universida-des Tecnológicas estatales.

La entonces Universidad Tecnológica de Karlsruhe se vio especialmente obligada a tomar la inciati-va de este proyecto. En primer lugar, porque en la Universidad de Karlsruhe se había instituído la primera cátedra en Desarrollo Urbano de Alemania, una disciplina temáticamente cercana a la plani-ficación espacial. Dicha cátedra fue ocupada por Reinhard Baumeister en 1862, es decir alre-dedor de cien años antes. En segundo lugar, porque todas las disciplinas necesarias para equipar un instituto de las características requeridas ya se encontraban funcionando exitosamente en la uni-versidad.

A principios de los años sesenta fueron convocados a Karlsruhe representantes de distintas discipli-nas, especializados en cuestiones vinculadas a la Planificación Espacial y la Ciencia Regional. Lenta-mente había logrado imponerse algo que en la actualidad resulta evidente: la convicción de que aún una sociedad liberal necesita una planificación orientadora. Este tipo de planificación debía orientarse según principios distintos a los de la planificación económica centralista de los países del este. Acorde con los usos y costumbres de entonces, la Friedericiana informó al Consejo Académico Alemán acerca del nuevo campo de docencia e investigación „Desarrollo Urbano y Planificación Espacial“ como proyecto común a las tres facultades involucradas: Facultad de Ciencias Sociales y Humanidades, Facultad de Arquitectura y Facultad de Ingeniería Civil y Topografía. El parlamento de Baden-Württemberg solicitó al gobierno de Baden-Württemberg la generación de las condicio-nes organisatorias, financieras y de personal para que pueda desarrollarse la actividad de docencia e investigación en el campo de la planificación espacial. El gobierno dispuso puestos de trabajo para la dotación del futuro espacio. Acto seguido, nueve profesores de la Universidad Tecnológica fundaron el 26 de Julio de 1966, hace 50 años, el Instituto de Ciencia Regional:

 

  • Prof. Dipl.-Ing. Adolf Bayer, Titual de la Cátedra Desarrollo Urbano y Diseño

  • Prof. Dr.-Ing. Heinz Draheim, Titular de la Cátedra Geodesia

  • Prof. Dr. Rolf Funck, Titular de la Cátedra Ciencias Económicas

  • Prof. Dr.-Ing. Gadso Lammers, Titual de la Cátedra Desarrollo Urbano y Planificación Territo-rial

  • Prof. Dr. Adolf Leidlmair, Titular de la Cátedra de Geografía

  • Prof. Dr.-Ing. Wilhelm Leutzbach, Titular de la Cátedra Ingeniería de Tránsito

  • Prof. Dr. Hans Linde, Titular de la Cátedra Sociología

  • Prof. Dipl.-Gartenbauarchitekt Gunnar Martinsson, Titular Extraordinario de la Cátedra Jar-dinería y Paisajismo

  • Prof. Dr.-Ing. Karl Selk, Titular de la Cátedra Vivienda, Asentamientos Urbanos y Diseño

 

Poco después se incorporó al Instituto el Prof. Dr.-Ing. Hans Günter Krebs, Titular de la Cátedra Construcción de Carreteras. Estos diez profesores titulares se hicieron cargo de las actividades de docencia e investigación. El primer Director Ejecutivo fue el urbanista Prof. Gadso Lammers, respal-dado por su asistente el Dr. Dieter Bökemann, quien más tarde y ya como titular en Ciencia Regio-nal en Viena le dio un fuerte impulso a la disciplina, redactando en 1982 la teoría en Planificación Territorial más importante hasta hoy.

El entusiasmo de los padres fundadores – la presencia de mujeres en cargos directivos se dio mucho después – por la nueva disciplina así como el interés que ésta despertó, superando las fronteras de las propias disciplinas y de la región, derivó por un lado en formas de organización innovativas – cooperación interdisciplinaria en lugar “estrechez de miras” – y por otro lado en una serie de cur-sos que también recibieron resonancia internacional. Esto derivó en que también se vincularan colegas franceses, sobre todo el Prof. Reitel de Estrasburgo. Las listas de los referentes del Semina-rio en Ciencia Regional de esos años pueden interpretarse como una especie de „quién-es-quién“ en la investigación espacial de la Europa central de la época. Un período que puede caracterizarse como el segundo resurgimiento de la planificación espacial luego del primero en los años veinte del siglo veinte. El Instituto en Karlsruhe se constituyó en el nodo de una red creciente de investigación vinculada a la investigación espacial. El ímpetu generado captó un número creciente de investiga-dores y con ello de disciplinas. Las tareas de coordinación superaron las capacidades de los miem-bros de la junta directiva, quienes realizaban estas tareas a tiempo parcial y en paralelo a la direc-ción de los propios institutos, en especial luego de la partida de Dieter Bökemann hacia Viena (1971). La creación de una cátedra propia y el correspondiente aparato administrativo eran los pasos siguientes en el camino hacia el establecimiento de la disciplina.
 

Lehrer vor einer Tafel in einem Klassenraum in BeninJoachim Vogt


El programa de estudios en Ciencia Regional

Fundamental fue la creación de un programa de estudios propio en 1970. El primer graduado obtuvo su título de Licenciado en Ciencia Regional el 02 de junio de 1972. Desde aquel entonces se han graduado 406 personas, a partir de 2006 con un título de Maestría, que hoy trabajan en todo el mundo.

Las bases de la disciplina se desarrollaron en un contexto internacional y la orientación del instituto en Karlsruhe se mantuvo internacional, de manera que el porcentaje de estudiantes extranjeros y de empleados extranjeros siempre estuvo en constante aumento. El hecho de que hubiese muchos más estudiantes extranjeros que alemanes no es entonces una sorpresa y tuvo como consecuencia una orientación cada vez más fuerte hacia los problemas de los países del Sur (global south) – en aquel entonces se hablaba de „países en vías de desarrollo”. Esto se refleja en el hecho de que el cuerpo de docentes no se sintió obligado a ceñirse estrictamente a un concepto de enseñanza si no que trabajó (y aún hoy trabaja) con una orientación práctica y una vinculación a las problemáticas actuales. Siempre y cuando tengan relación con el territorio, las problemáticas actuales de la sociedad se incorporan al concepto de enseñanza. Por ejemplo, desde la caída del bloque de países de este en 1989 estuvieron en el centro de atención cuestiones vinculadas con los procesos de transformación de las condiciones sociales y económicas en los países de economía planificada. Aún hoy ocupan un lugar importante, pero desde otra perspectiva. Hoy el análisis se centra en las consecuencias de la gran transformación postsocialista que genera nuevas disparidades regionales y consecuencias sociales.

Los problemas de los „países del sur“, de las regiones que parecieron quedar desacopladas del desarrollo social y económico, la periferia de la Globalización, es un área de investigación siempre presente en la Ciencia Regional en los últimos 50 años. Esto es así ya que la aparente reducción de la brecha entre los países y el tránsito hacia una economía y una sociedad mundial aparece en los análisis regionales en diversos lugares del mundo más como un espejismo que como una realidad. Es posible que en los espacios metropolitanos se desarrollen procesos similares. Sin embargo, éstos espacios se distancian cada vez más de las periferias de sus propios países que los rodean. Las disparidades regionales son cada vez mayores, a causa de desarrollos divergentes a nivel regional, de estructuras heterogeneas y de conflictos en aumento. La región en lugar del país, es cada vez más el objeto de análisis prioritario y el enfoque de la Ciencia Regional se perfila como el más indicado. Este enfoque no es solamente la base para el análisis de estructuras y procesos regionales sino también para la concepción de medidas de planificación. Éstas deben adaptarse no sólo a los problemas sino y sobre todo a las condiciones sociales y económicas presentes en la región en cuestión así como a las posibilidades de acción de los involucrados. La transferencia hacia el sur de instrumentos exitosos aplicados en el norte demostró en muchos casos ser un error. La Ciencia Regional se pregunta cuáles son las formas adecuadas para que una sociedad regional puede resolver sus problemas. Esto no significa dejar a las regiones libradas al azar sino analizar y trabajar en soluciones adecuadas al contexto en forma conjunta con actores locales y regionales en una suerte de transferencia de conocimiento de carácter internacional.

Menschenansammlung unter den Palmen am Strand von Benin.Joachim Vogt

Este concepto condujo a la implementación de una Maestría de doble titulación con la Universidad de Concepción, Chile, que se dicta en español y en alemán y se cursa mitad en Chile y mitad en Alemania. El abanico de temas se ha modificado. El ca mbio climático y la amenaza creciente de los sistemas complejos de infraestructura producto de eventos extremos como terremotos, huracanes e inundaciones tienen un rol cada vez más importante en el mundo. La Ciencia Regional reaccionó ante estos cambios orientando el foco del trabajo en docencia e envestigación al desarrollo regional en contextos de riesgo. Esto demuestra que las tareas de la disciplina no se reducen, si no que aumentan.

El Instituto y el programa de estudios sufrieron en los últimos 50 años diversos cambios a través de nuevas reglamentaciones, organización y actualizaciones disciplinares. En perspectiva, el desarrollo acaecido se manifiesta como una historia exitosa. Con esta historia se sienten comprometidos los trabajadores y estudiantes de todo el mundo que hoy están en el Instutito.

 

Prof. Dr. Joachim Vogt
Director del Instituto de Ciencia Regional